La aparición de nuevos alimentos en nuestras vidas se ha convertido en un no parar.  La cosa comenzó fuerte con el aguacate entrando en nuestra despensa, una fruta sin duda muy saludable con mogollón de beneficios para la salud, y desde ese preciso momento, no han parado de llegar comestibles de diferentes partes del mundo para hacerse un hueco en nuestra querida dieta mediterránea.

¿Lo último? La Kombucha

Si todavía no habías escuchado esta palabra que suena a plato mexicano, no te preocupes, aún estás a tiempo de conocer todos sus beneficios, pero ojo también hay contradicciones por su consumo.

Se trata de una bebida fermentada con un toque a sabor ácido. Su elaboración es un poco compleja, se prepara a través de té con azúcar y su posterior proceso de fermentación con una colonia de microorganismos, y hongos semejantes a levaduras. 

¿Hongos? ¿Bacterias? Así de primeras, la verdad que no suena muy bien. ¿Cómo me voy a beber bichos fermentados?  

via GIPHY

Pues bien, está demostrado que la Kombucha tiene muchos beneficios para el cuerpo humano. 

Apodado «Hongo de la inmortalidad» tiene muchas propiedades que, normalmente, no varían aunque tenga un color o se llama elaborado con un tipo de té diferente. Lo único que se modifica es el sabor. Ya sabéis que, por ejemplo, el té rojo tiene un sabor más intenso que el té verde.

Pero durante su proceso de fermentación, si que varía la clase de té utilizado, se potenciará las características propias e individuales de ese determinado té.
Por ejemplo el Rooibos contiene una mayor cantidad de hierro y Vitamina C, el té rojo su poder diurético o la Yerba Mate por su cafeína anima más.

Beneficios de la Kombucha

  • normaliza el tránsito intestinal
  • regula la flora intestinal
  • tiene efectos antivíricos y antibacterianos
  • activa la defensa del cuerpo
  • desintoxica el organismo
  • reduce el nivel de colesterol
  • equilibra la acidez en el cuerpo
  • mejora la digestión de las proteínas
  • estimula la circulación
  • facilita la absorción de minerales
  • activa las funciones del páncreas
  • equilibra la glucosa sanguínea
  • aumenta la secreción de azufre fisiológico, vitamina B12 y vitamina K
  • mejora el rendimiento del oxígeno en las células
  • aumenta el bienestar
  • aumenta la capacidad física de los deportistas
  • elimina con mayor rapidez las agujetas

Contradicciones de la Kombucha

-Durante el Embarazo y/o lactancia: puede afectar al feto directamente. El bebé no tiene la capacidad de metabolizar los beneficios de la Kombucha, por lo tanto, durante la lactancia no se recomienda su consumo.

– En la infancia: ocurre lo mismo que durante el embarazo. Los niños no tienen un aparato digestivo preparado para el consumo de una bebida tan fuerte, además de que su hígado y sus riñones no están maduros para metabolizar y eliminar la Kombucha.

–  Enfermedad hepática y/o renal.

– Pacientes diabéticos: esta bebida se elabora con gran cantidad de azúcar. Aunque gran parte de este azúcar desaparece durante la fermentación, puede persistir cierta cantidad que provoque cambios en los niveles de glucemia de estos pacientes.

– Personas con problemas de coagulación.

– Personas con problemas de inmunidad: esta bebida no debe ser consumida por aquellos que se encuentren inmunodeprimidos, debido a que, por un lado tenemos que se trata de una bebida que es fácilmente colonizable por gérmenes que  pueden ocasionar  trastornos que pueden ser realmente graves.

Elaboración

El proceso de elaboración es muy sencillo, pero requiere mucha paciencia y exactitud:

  1. Poner 1 ½ litro de agua en una olla y llevar a ebullición.
  2. Cuando comience a hervir el agua, agregar ½ taza de azúcar blanca o morena. Revolver bien para que el azúcar se disuelva y dejar que hierva durante 30 segundos.
  3. Apagar el fuego y añadir 4 saquitos de té o 4 cucharaditas de té en hebras (utilizar infusor) al agua azucarada. Dejar reposar durante 30 minutos.
  4. Retirar los saquitos o el infusor con las hebras de té.
  5. Colocar una tela sobre la olla y dejar enfriar a temperatura ambiente. Cuando la infusión está fría, debe ser colocada en una jarra o en un frasco de vidrio, perfectamente higienizados. No se deben emplear recipientes de plástico o de metal.
  6. Agregar el líquido iniciador y el SCOBY. Luego, se debe cubrir la jarra (o frasco) con una tela y fijarla con una banda elástica para que no se mueva.
  7. Dejar fermentar durante 7 a 20 días, en un lugar fresco y aireado. ¡No en la heladera!
  8. Cuando ya ha fermentado y tiene un sabor agradable, se debe remover el hongo que se forma en la superficie y traspasarlo a otro recipiente con un poco de líquido ya que se utilizará en la elaboración de la próxima partida de kombucha.
  9. ¡La kombucha ya está lista! Tiene que ser colocada en botellas de vidrio y, ahora sí, conservada en el refrigerador.

Al fin y al cabo, el Scoby, hongo por el cual se fermenta el té, es el equivalente al cultivo de kéfir, sólo que este trabaja sumergido en el agua y el scoby flota en la superficie.

¿Qué os parece? ¿Lo habéis probado ya?

2 comentarios en “¿Sabes qué es la Kombucha? Descubre los beneficios de esta bebida”

  1. Pues nada a probarla aunque tengo mis dudas . Si sabe bien y no pensando mucho eso de las bacterias , hongos y demás. ….. Los beneficios son muchos y mi colesterol te lo agradecerá, jajajajaja. ♡♡♡♡♡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *