Estás tan cerca, pero tan lejos al mismo tiempo. Tenemos contacto virtual gracias a las tecnologías sí, pero, ¿Qué pasa con el contacto físico?

Con las tecnologías tan avanzadas que tenemos,  en nuestra palma de la mano hallamos la facilidad y posibilidad de vernos cara a cara y hablar con todos nuestros seres queridos… Nos tenemos tan cerca, pero tan lejos al mismo tiempo.

Es como un ni contigo ni sin ti, que te pone la miel en los labios y se acaba secando en la piel. Es una sensación extraña, te sientes vacía, te sientes incomprendida, te falta el contacto. 

Pocas veces nos damos cuenta de lo importante que son los abrazos.

Soy partidaria de que el abrazo de una persona que quieres, cura todos los males, sea cuales sean. Es una acción que te reconforta, que te da cobijo y sobre todo, que te sientes plena. Con tus dos brazos abarcas casi por completo a una persona y de forma recíproca lo hace la otra. Un sandwich mixto perfecto que no hace falta ni tostar.

¡Y qué me decís de los besos! Ese contacto tan común pero tan íntimo al mismo tiempo con la persona que amas. Los labios se juntan cerrando las bocas porque no hacen falta palabras en ese momento.

El contacto es tan importante, qué son en estos momentos, cuando nos damos cuenta de ello. Desgraciadamente, la mayoría de los humanos no apreciamos las cosas cuando las tenemos, porque las damos por hecho o simplemente no las valoramos porque están ahí. 

Esos momentos que antes no nos percatábamos por la ajetreada rutina infernal que no nos deja pararnos a pensar y valorar lo que de verdad importa y lo fugaz que es la vida.

Me da mucha ternura las personas mayores aplaudiendo desde sus balcones… Sin saber si es el único momento de su día que tiene algún tipo de contacto con más gente.

Y se me ha pasado por la cabeza lo sola que me sentiría con mi móvil viendo Instagram, sin estar acompañada, aunque sea virtualmente de mis seres queridos… No necesito el móvil, ni las redes sociales, necesito un abrazo gigante que camufle esta negra pesadilla.

Solo pido que después de este crimen mundial no se nos olvide lo que hemos experimentado en nuestras propias carnes: El temor a morir, la fugacidad de la cosas y aprovechar cada minuto porque nunca sabremos cuando será el último. 

Besa, abraza y sobre todo sé feliz.

3 comentarios en “Tan cerca con contacto, pero tan lejos sin contacto”

  1. Que verdades tan grandes dices !!!!! Que identificada me siento y que ganas de achuchones y de besos tengo . Siempre he sido muy afectiva , pero no siempre lo he hecho con el convencimiento que de ahora y en adelante lo voy hacer. Gracias madpetite por poner en palabras nuestros sentimiento. Mucha fuerza y amor para salir de este mal sueño. 🥰🥰🥰💙💙💙

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *